Cómo obtener la ciudadanía italiana

Si tu sueño es emigrar a uno de los países más lindos del mundo o vivir en cualquier ciudad de la Unión Europea, en este post te cuento cómo ser ciudadano italiano si tus antepasados provienen de este maravilloso país.

Ya sea porque tenés alma de trotamundos, sos una persona aventurera o querés irte de Argentina por el motivo que sea (o cualquier país donde vivas), puede que por cuestiones culturales que no vienen a cuento, te interese obtener tu ciudadanía italiana.

Históricamente los argentinos, argentinas y argentines, hemos soñado con la posibilidad de vivir un tiempo afuera o erradicarnos definitivamente. Si es tu caso, tenés que leer esto.

Vos recorriendo Europa.

Qué es la ciudadanía italiana

La ciudadanía italiana es la documentación que acredita que te reconoce los derechos políticos y sociales que dan crédito de que perteneces a una comunidad organizada. Es decir, que da cuentas de que sos ciudadano/a/e de un país.

No significa esto que vayas a perder tu nacionalidad o que tengas que renunciar a tu nacionalidad argentina (o la que tengas), son dos conceptos diferentes. De hecho, podés tener dos o más ciudadanías según el caso.

Qué beneficios te da la ciudadanía italiana

El mayor beneficio de convertirte en ciudadano italiano es que gracias al acuerdo común europeo, básicamente vas a poder residir, trabajar y/o estudiar, dentro de todos los países que conforman la Unión Europea y el espacio Schengen (casi) sin ningún otro requisito.

En el caso de que te quieras ir de Argentina por un período mayor a un año o irte definitivamente, esta es una excelente opción. La ciudadanía no vence, podés transmitirla a tus descendientes si quisieras tener hijos y te abre un universo de oportunidades laborales como ninguna otra cosa en la vida.

Como miembro activo del Estado italiano vas a tener acceso a todos los beneficios en materia de derechos. Educación pública, universal y gratuita, salud, alquilar o comprar propiedades para uso particular o profesional, etc.

En todos los países podés vivir como italiano.

Quiénes pueden pedir la ciudadanía

En la actualidad y más precisamente desde 1991 existe en Italia la circular K28, una ley enfocada en la reconstrucción de la memoria histórica por la cual se reconoce como italianos a los descendientes de los inmigrantes de la diáspora italiana que tuvo lugar en los siglos 18 y 19.

Gracias a esta normativa, si en tu familia hay antepasados italianos y podés demostrarlo ante el Estado para poder convertirte en ciudadano italiano. Siempre y cuando cumplas con todas las exigencias que demanda la ley.

Requisitos para la ciudadanía italiana

Es muy pero muy importante que tengas en cuenta este detalle sexista no menor: la ciudadanía italiana se transmite por línea paterna en forma inequívoca, mientras que si tu origen se remonta a una mujer en tu árbol genealógico, tenés que chequear que esta persona (o su descendencia) haya nacido luego de 1948.

Esto debido a cuestiones culturales de tinte profundamente machista. Resulta que hasta ese año las mujeres no “transmitían” la ciudadanía, solamente los hombres lo hacían. Por eso cuando se registra esto en el caso de algún solicitante, la ciudadanía se obtiene por vía judicial. Es posible, se hace, pero es engorroso y tenés que consultar con un abogado.

Caso práctico: Tu bisabuelo italiano nació en 1890, él tiene una hija que es tu abuela en 1928, tu abuela tiene un hijo que es tu papá en 1947. Tu papá no hereda la nacionalidad, vas por vía judicial. 

Documentación necesaria

En pocas palabras vos lo que necesitás es acreditar ante el Estado Italiano tu ascendencia y esto se hace básicamente presentando toda la documentación de tipo civil que acredite tu origen en “línea recta” y ascendiente. Es decir, desde vos hasta llegar al antepasado italiano, como explican en la web del consulado italiano.

Esto significa que vas a necesitar presentar una carpeta que acredite:

  • Certificado de nacimiento tuyo.
  • Certificado de nacimiento de tu padre o madre (según corresponda).
  • Certificado de matrimonio/divorcio (si hubiera) de tu padre o madre.
  • Certificado de defunción de tu madre o padre (según corresponda, si hubieran fallecido).
  • Certificado de nacimiento de tu abuela/o (según corresponda).
  • Certificado de matrimonio/divorcio (si hubiera) de tu abuelo/abuela.
  • Certificado de defunción de tu abuelo/abuela (según corresponda, si hubieran fallecido).
  • Certificado de NO renuncia a la nacionalidad italiana del antepasado en cuestión, emitido por la Cámara Nacional Electoral.

Vamos a un ejemplo: supongamos que el italiano/a en tu familia es tu bisabuelo materno, vos lo que tenés que hacer es obtener toda la documentación civil (actas de nacimiento/matrimonio y/o divorcio/ defunción) en línea descendente hasta llegar a vos, para poder ser ciudadano italiano.

Claramente esto puede ser un auténtico desafío, pero todo es posible con un poco de paciencia y si querés saber cómo encontrar tu documentación, más vale que hagas click acá.

Una vez que cuentes con toda la documentación, tenés que legalizarla para que sea válida, si querés saber cómo hice yo y qué método te conviene más, podés seguir leyendo haciéndo click acá.

Donde hacer la ciudadanía italiana

La solicitud de reconocimiento de ciudadanía se puede tramitar en todos los consulados italianos el mundo. Obviamente el que te toca es aquel que se corresponde con el domicilio donde vivís en Argentina (o en el país que estés).

El pequeño gran inconveniente es que los consulados argentos se demoran literalmente años en hacer esta gestión y de hecho y, en mi experiencia personal, estuve más de un año y medio intentando obtener mi turno en Córdona sin éxito.

Ante esta realidad hace ya más de una década que somos miles quienes decidimos hacer el bolso y viajar a Italia para solicitar la ciudadanía italiana en la municipalidad de alguna ciudad. Para esto es necesario saber bien cómo elegir el comune donde vamos a hacer el trámite, y eso te lo cuento acá. 

Cuánto tarda la ciudadanía italiana en Italia

Acá empieza a jugar y fuerte la palabra mágica: depende. Hay gente que fue tocada por las manos del mismísimo niño Jesús, y obtuvo su ciudadanía en tres semanas o 45 días. Lo he leído, debe ser cierto. Personalmente jamás conocí a nadie que me contara algo así.

De hecho, Italia es famosa por su burocracia que es peor que la Argentina, por lo cual me permito desconfiar de estas historias de éxito. Además de esto, pedir la ciudadanía no es pedir una licencia de conducir, alquilar una casa para un verano o algo así, es una gestión muy compleja.

Tanto, que en líneas generales suele demorar entre 6 meses a un año, dependiendo del municipio donde te presentes, el estado de tus papeles y la persona que te toque. Esto último es clave, porque buena predisposición no sobra y mucho de lo que suceda con tu documentación, va a depender de tu facilidad para tratar con las personas, reclamar tus derechos y caerle bien a la gente.

 

Si esta primera parte te resultó útil o te quedaron dudas, no dudes en comentármelo acá abajo (y me refiero a ahí abajo). 😀

Comentarios