Bueno, bonito y barato: ¿Qué ver en malta en 3 días?

Vista aérea de La Valeta durante el atardecer.

Probablemente, lo único que te venga a la cabeza cuando escuchás “Malta”, es cerveza. Pero resulta que además de un cereal, Malta es también un país… Chiquito, pero es un país. Si querés descubrir un lugar hermoso, lleno de historia, donde pasaron desde los Otomanos, hasta los Griegos, los Ingleses y los Franceses y hacerlo todo por muy poco presupuesto, quedate para descubrir todo lo que podés ver en Malta en 3 días.

Vos viajando a Malta por poca plata pero en los peores asientos.

Qué ver en Malta: lo que tenés que saber

Malta, una joya en el corazón del Mediterráneo, ofrece una combinación única de historia, cultura y belleza natural. Con solo tres días para explorar esta encantadora isla, es esencial concentrarse en lo más destacado, especialmente en su capital, La Valeta. Pero antes de que vayas, es importante que sepas:

  • Preferible ir fuera de temporada: Para evitar aglomeraciones y descontrol, si estás buscando un viaje que sea más apacible, no vayas en verano. Malta es famosa por su vida nocturna y por sus precios, se llena de jóvenes y adolescentes. Y no, a menos que vayas a bucear, no tienen las mejores playas. Yo fui en diciembre y fue un golazo porque, además, no hace frío.
  • Conducción por la izquierda: Como en Inglaterra o Australia, en Malta manejan sobre la izquierda. Esto puede ser sorprendente sobre todo si pensás en alquilar un auto o moto. Obvio que manejan así porque fueron colonia inglesa.
  • Conducción cuestionable: Ya que hablamos de este tema es importante que sepas que son famosos por saltarse las normas de tránsito (como los italianos pero peor), los malteses son rápidos y furiosos. Así que mirá bien al cruzar la calle y mucha atención si alquilás tu medio de movilidad.
  • Precios chistosos: Sobre todo si viajas desde otras ciudades europeas como París, Barcelona o incluso Roma, los precios de Malta te van a dar risa. Todo es muy, pero MUY barato.
  • Multicultural: En este lugar han pasado las mayores civilizaciones de la historia del Mediterráneo, y esto se refleja en la arquitectura, el idioma y la gastronomía.
  • Gastronomía única: Obvio que vas a tener hamburguesas y pizzas donde sea, pero te recomiendo que si te gusta probar cosas distintas le des una chance a la comida maltesa. Si te gustan los frutos del mar, cerca del puerto tenés lugares que sirven esta clase de platos. También hay muchos restaurantes italianos más que nada de cocina tipo Siciliana.
  • No hablan español: El idioma oficial es el maltés, pero el más utilizado es el inglés y en segundo lugar el italiano. Puede que algún que otro camarero hable español, pero por norma general, es todo en inglés.

Día 1: Sumergite en la historia y la arquitectura de Malta

Como en cada ciudad nueva, siempre mirá para arriba y te vas a sorprender. Pero en Malta mucho más. En el centro de La Valeta vas a ver que tienen un santo en cada esquina, literal. Hay esculturas de santos católicos por todos lados y, al mismo tiempo, unos balcones muy particulares y coloridos que son herencia musulmana. Ah, y cada tanto puede que te cruces una cabina telefónica inglesa típica, una de las rojas.

@sofia_delp

¿Te imaginás vivir con un santo en cada esquina? Las leyes impuestas de los Caballeros de San Juan en el siglo XVI, requerían que todas las esquinas de la ciudad Valletta, la capital de Malta, estuvieran adornadas con estatuas católicas. #Malta #maltese #malta🇲🇹 #maltatiktok #maltaisland #maltagram #descubrelugares #viajarbarato #viaja #viajaconmigo #curiosidades #curioso #curiosidad #losabias #losabias? #sabiasque #sabiasquetiktok #sabiasque? #sabiasquee #fyp #parati #paratii #datoscuriosos

♬ Flowers – Miley Cyrus

Casa Rocca Piccola

Lo primero que te recomiendo que hagas si pensás qué ver en Malta, es iniciar tu aventura explorando Casa Rocca Piccola. La casa “piedra chiquita” es una elegante residencia palaciega ubicada en el corazón de La Valeta. Esta casa histórica ofrece una fascinante visión de la vida aristocrática maltesa a lo largo de los siglos.

Explora sus lujosas habitaciones, decoradas con muebles antiguos y obras de arte, y paseá por sus hermosos jardines. Si tenés suerte, como me pasó a mí, podés cruzarte con uno de los herederos de los dueños originales, que es como un mito viviente dispuesto a pasearte y darte todos los datos de cada rincón de la casa donde él y todo su árbol genealógico se criaron.

Refugios de la Segunda Guerra

En esta misma casa, si te vas al patio, vas a poder continuar tu “viaje en el tiempo”, en los refugios subterráneos de la Segunda Guerra Mundial, un testimonio conmovedor del pasado de Malta. Estos túneles proporcionan una mirada única a la vida durante los bombardeos y muestran cómo la gente de Malta se refugió y resistió durante los oscuros días de la guerra. Este es un lugar que sí o sí hay que ver en Malta.

Día 2: Descubrí la riqueza multicultural de La Valeta

La Casa Rocca Piccola te va a llevar por lo menos toda una tarde. Así que al día siguiente, te recomiendo que hagas un poco de turismo religioso en una de las Catedrales más impresionantes de Europa.

Cocatedral de Malta

Este espacio es una obra maestra arquitectónica del siglo XVI. Vas a poder admirar su deslumbrante interior barroco, decorado con elaboradas tallas de madera y dorados relieves. No te pierdas las obras maestras de Caravaggio, especialmente “La Decapitación de San Juan Bautista”, una de las piezas más famosas del artista.

Además de su belleza artística, la Cocatedral también alberga una rica historia, ya que fue construida por la Orden de San Juan como parte de su compromiso con la defensa de Malta contra los otomanos.

Cripta de la Catedral

Explorá la misteriosa Cripta de la Catedral, ubicada debajo de la Cocatedral de Malta. Esta cripta alberga los restos de varios Grandes Maestros de la Orden de Malta, así como otras figuras prominentes de la historia del país. Sumérgete en la fascinante historia de Malta mientras recorres este lugar sagrado.

Día 3: La mañana en La Valeta y la tarde en Medina

Lo bueno que tiene Malta, además de ser muy pero MUY económico, es que al ser una isla chiquita se puede recorrer mucho y con gran facilidad. Por eso motivo en tu tercer y último día, te recomiendo que hagas una escalada por «la ciudad del silencio», Medina. Pero antes, date una última vuelta por el centro de La Valeta.

Biblioteca Nacional de Malta

En tu último día en Malta, visitá la Biblioteca Nacional de Malta, una institución venerable que alberga una impresionante colección de libros y manuscritos. Explorá sus salas llenas de historia y maravillate con sus tesoros literarios, que abarcan desde antiguos pergaminos hasta modernas publicaciones. Ah, y todo lo que hay lo podés ver gratis.

Museo de la Tortura

Para ir a este lugar medio bizarro, pero recomendable, basta con que te subas a un colectivo en el centro. Vas a llegar en unos 30 minutos a Medina donde una vez dentro de la muralla, vas a ver la «ciudad del silencio». Acá adentro hay iglesias y casas de gente que, por algún motivo, vive en este lugar tan particular.

En la entrada, ni bien pasás el ingreso principal, está el Museo de la Tortura. Este lugar ofrece una visión fascinante de los métodos de castigo empleados en el pasado y cómo han evolucionado a lo largo del tiempo. Además de los artefactos en exhibición, el museo también ofrece información sobre la historia de la tortura y su papel en la sociedad, lo que te ayudará a comprender mejor este aspecto oscuro de la historia humana. Si estás buscando algo impresionante y sangriento con muñecos animatrónicos que ver en Malta, este lugar es un infaltable en tu itinerario.

Espero que la info te resulte útil y que tengas la posibilidad de visitar Malta lo antes posible. Te aseguro que, si te gusta la historia y ese tipo de cosas, te va a encantar.

Comentarios