Vivir en Italia sin saber italiano ¿Se puede?

Tu lengua materna es el español y hablás un poco (o mucho y muy bien) inglés pero querés vivir en Italia sin saber italiano. ¿Es una locura o es posible?

Imagínense que una persona que conocen, tiene intenciones de emigrar de su país a Francia, Suecia o Indonesia, por motivos diversos, pero más que nada para mejorar su calidad educativa o crecer profesionalmente. ¿Le recomendarían mudarse a alguno de estos países sin hablar una palabra de la lengua local? Seguramente la respuesta es no, por una cuestión lógica.

Así te ves “hablando italiano.”

Cuando hablamos de vivir en Italia sin saber italiano, la respuesta debería ser la misma, pero por algún motivo son tantísimxs lxs argentinxs que buscan saltarse este paso fundamental al momento de instalarse en la tierra de nuestros abuelos.

Parecidos pero no iguales.

En el imaginario común del argentino promedio, es donde se instala la idea de que “hablar italiano es re fácil”, porque “es como el castellano mal hablado” y “suenan prácticamente igual”. Como todo lo que proviene del sentido común, es una verdad a medias.

Si el italiano y el español suenan parecido, es porque simplemente ambas (junto con el francés, el portugués o el rumano) son lenguas romances, mayormente conocidas como “lenguas latinas”. Nada más. De hecho, y habiendo estudiado ambos idiomas, es más parecido en su estructura el portugués al español que el italiano. De hecho hay formas en este último que no existen en castellano.

A nerdearla fuerte.

Hablar italiano no se trata de reproducir la fonética en palabras españolas, naturalmente es mucho más profundo que eso, como sucede como con cualquier otra lengua.

El respeto por la cultura, ante todo.

Acá vamos a ser coherentes: estamos todos de acuerdo con que una cosa es viajar por turismo y otra muy diferente es emigrar. Mientras que en la primera es más que nada un traslado transitorio para descansar o pasarla bien sin más, trasladarse a otro país implica adaptarse a costumbres diferentes al tiempo que nosotros también aportamos parte de nuestra idiosincracia. Todo esto se ancla en la columna vertebral de toda cultura, la lengua.

“La cultura es la sonrisa Que brilla en todos lados”, León Gieco.

Vivir en Italia sin saber italiano es por lo menos, difícil. No solamente reduce nuestras posibilidades de inserción laboral/académica drásticamente, sino que además es prácticamente imposible vincularse con los demás sino hablamos su mismo idioma. Por último, los italianos (al igual que los franceses) son muy celosos de su patrimonio cultural y están muy orgullosos de su idioma, por lo que se toman MUY mal que no hables italiano si pretendés vivir acá. Y no, no son demasiado tolerantes con esto.

Si no hablás tano, no te dan cabida.

A pesar de que el italiano “sirve” solamente dentro de Italia y en algunas regiones de Rumania y Croacia (la costa dálmata tiene una impronta italiana por la inmigración de principios del siglo XIX), en este país es prácticamente una ofensa no hablar el idioma. Por otra parte, el uso del inglés no es de lo más frecuente fuera de ciudades turísticas, y el español menos aún.

Nada es imposible.

A pesar de todo esto, sí es posible y gracias a las redes sociales, conectar con personas en esta tierra que no hablen italiano. En Facebook o Couch Surfing se organizan eventos y grupos de intercambio entre personas que provienen de otros países con locales, con la idea de intercambiar conocimiento y practicar el idioma.

Aldo Raine/ “Enzo Gorlomi” en Bastardos sin Gloria.

Dentro del territorio es posible tomar clases de idioma para extranjeros solo con el pasaporte, por montos muy bajos o solamente pagando una inscripción de unos € 20 en un Centro Provinciale per l’Istruzione degli Adulti (CPIA). Un CPIA es algo así como una escuela de oficios y hay una en cada municipio. En algunos casos, organizaciones de caridad que trabajan en iglesias ofrecen clases sin costo alguno.

En mi caso particular, hice un año de italiano en la Dante Alighieri y me sirvió muchísimo, no solamente porque me dio una base fundamental sino porque aprendí que tiene su vuelta de tuerca el idioma. A eso le sumé meses de música y películas.

Temptation Island (Mediaset) y Baby (Netflix), chatarritas que amo.

Sin lugar a dudas, mejoré muchísimo escribiendo y usando el traductor de Google (me armaba una especie de guión con interacciones antes de hacer un trámite, por ejemplo) y hablando todo lo que pude con italianos e italianas.

En conclusión vivir en Italia sin saber italiano es posible, sólo durante unos meses. Lo correcto sería es posible sobrevivir sin hablar el idioma local, pero nada más. Antes de venir, ESTUDIEN, tengan paciencia y vengan preparados a hacer el ridículo diciendo cualquier verdura y que se les rían en la cara o les frunzan el ceño. Es el ABC de todo inmigrante.

Si te sirvió la info, tenés alguna duda o me querés contar de tu experiencia, comentá acá bajo 😀

Comentarios